Protesto. com

El Blog de Bezanilla Renedo abogados&Asociados

¿PUEDO ADOPTAR A LOS HIJOS DE MI PAREJA?

Cada día es más frecuente que muchas parejas se planteen la posibilidad de adoptar a los hijos de su cónyuge. Constituir un núcleo familiar donde los menores tengan dos padres con todos los derechos, la previsión de futuro del “por si algo me pasase” o sencillamente, el reconocimiento a su dedicación en el cuidado y atención de los hijos, son solo alguna de las razones.
Y entonces surgen las dudas ¿Se puede hacer?, y en su caso, ¿Cómo?.

La primera de las preguntas se responde citando a los clásicos. Y es que en esta vida, salvo no morirse, se puede hacer de todo.
El ¿Cómo? Es el nudo gordiano de la cuestión. Lo primero que debéis saber es que las adopciones se inician por un expediente de jurisdicción voluntario, esto es, un procedimiento en el que no existe litigio u oposición entre las partes.
Por eso hemos de diferenciar en qué situación se encuentran los menores:
1.º_ Son huérfanos de padre/madre o no lo tienen reconocido en el Registro Civil: Es el supuesto más sencillo. En estos casos hay que plantear una demanda de solicitud de adopción y seguir los trámites normales para este tipo de procedimientos. Si se cumplen los requisitos de idoneidad, el caso llegara a un resultado satisfactorio en un periodo razonable.
2.º_ Tienen padre/madre reconocido, pero se desentiende de ellos: Aquí hemos de contemplar diferentes posibilidades, dependiendo de cuál sea la actitud del progenitor ausente y de quien tenga atribuida la Patria Potestad.
La patria potestad es el derecho de los padres a adoptar las decisiones necesarias que procuren el bienestar de los hijos. Como en todo derecho, hemos de diferenciar entre titularidad y ejercicio. La titularidad, salvo casos graves, es conjunta, pero su ejercicio suele venir atribuido a aquel progenitor con quien convivan los menores. La Patria Potestad además, resulta indisponible, esto es, no se puede renunciar a ella. Solo mediante Sentencia Judicial se puede privar de su ejercicio.
I._ Si ya tenemos atribuida por Sentencia firme la patria potestad en exclusiva o si vemos posible plantearle al “progenitor ausente” que nuestra nueva pareja adopte a los hijos, y lo vea bien, no se oponga o sencillamente se desentienda del tema, estaremos en una situación similar a la orfandad o ausencia de progenitor reconocido. En este supuesto, iniciaremos los trámites con una demanda de solicitud de adopción y ya más adelante se citara a este progenitor a que preste su asentimiento con la adopción.
II._ Si por el contrario es inviable plantearle este tema o si directamente se opone a que nuestra pareja sea adoptante, hemos de iniciar la adopción con una demanda de Privación de la Patria Potestad como paso previo.
Este procedimiento no se configura como una sanción al progenitor incumplidor, sino que se lleva a cabo como una medida protectora del interés de los menores. No existe un listado cerrado de causas, debiendo analizarse caso por caso.
Entre los motivos más alegados nos encontramos con:
a._ El incumplimiento de la obligación de pagar la pensión de Alimentos. Aunque esta causa por si sola es insuficiente. Debemos demostrar además un abandono Afectivo (ausencia de visitas, de atenciones y cuidados) y que ambas situaciones sean buscadas voluntariamente.
b._ Incumplimiento permanente del deber de Visitas. Esto es, la ausencia durante años, lo que convierte al progenitor biológico en un desconocido. Este incumplimiento ha de ser además voluntario, es decir, no motivado por causas de fuerza mayor.
c._ Abandono del menor. Lo que no solo se aprecia en situaciones de desamparo, sino también cuando los menores quedan siempre bajo el cuidado de terceros.
d._ Malos tratos. Es un amplísimo catalogo que abarca desde los malos tratos físicos o psíquicos, violencia, abusos… al suministro de narcóticos o tratamientos médicos o psiquiátricos innecesarios (Münchausen por poderes). Es necesario evaluar caso a caso, no requiriéndose siempre condena penal para demostrar su existencia.
e._ Drogadicción o Alcoholismo. Requieren una intensidad tal calibre que puedan suponer un riesgo o peligro para los menores
f._ Enfermedad mental. No basta un mero trastorno. Es necesario probar la gravedad y su posible riesgo e incidencia negativa en los menores.

Una vez obtengamos la Sentencia de privación de la Patria potestad del otro cónyuge biológico, podréis iniciar el procedimiento de solicitud de adopción.

Si estáis planteándoos la posibilidad de adoptar a los hijos de vuestra pareja, si tenéis dudas sobre la viabilidad de la situación o si queréis saber cómo enfocar correctamente vuestro caso para tener éxito, estaremos encantados de ayudaros a fortalecer vuestra familia.

La nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal